Los diez mandamientos para ser un buen cliente

diseño digital
¿Vender más con 1 click?
agosto 10, 2012
studiolibelula
La baraja
agosto 22, 2012
studiolibelula

Los siguientes diez mandamientos están inspirados en experiencias propias y de colegas.

Por ello te presentamos los diez mandamientos para ser un buen cliente en un afán por fomentar una sana y cordial relación Diseñador-Cliente.

1.- Define claramente lo que necesitas.

En ocasiones es muy difícil identificar las necesidades de un cliente, y básicamente ese es uno de los principales motivos para disgustos entre cliente diseñador.

Evita describir metafóricamente lo que quieres y enfócate a ideas concretas.

2.- Asigna un presupuesto acorde a la necesidad.

No se puede comprar algo sin revisar la cartera o monedero, ya que corremos el riesgo de no contar con la cantidad suficiente.

3.- Deja que el diseñador «DISEÑE», que para eso le pagas.

Cuando acudes a un restaurante, ordenas y haces ciertas especificaciones sobre tus alimentos (sin picante por ejemplo), pero jamás vas a la cocina y le enseñas a cocinar al chef.

Recuerda que un diseñador estudia y se prepara para desempeñar su profesión.

4.- Cumple con los acuerdos establecidos en la contratación.

A nadie le gusta perder su tiempo ni recibir algo que no pidió. Si tu cumples al pie con el acuerdo, tendrás todo el derecho de exigirle a tu diseñador que cumpla con su obligación.

Entonces, si pagas «1» logo recibirás un logo y no toda tu identidad gráfica.

5.- Elige al diseñador adecuado.

Cuando llevas tu carro al mecánico, procuras llevarlo con el de confianza, el más cercano, el que es formal, etc. De la misma manera existen diferentes tipos de diseñador y no siempre vamos a congeniar bien con todos.

6.- Evita imponer tus gustos.

El diseño no se trata de buenos gustos o de cosas padres. Se trata de comunicar un mensaje específico. A nadie le interesa ver la foto de tu carro, si quieres comunicar velocidad; probablemente sólo tú haces esa relación porque sabes que tu carro es veloz.

7.- Evita regatear si lo que deseas es un buen trabajo.

Regatear es una práctica muy común en México pero limita en tus derechos como cliente. Recuerda que hay otros clientes que no regatean y por lo tanto tienen preferencia.

8.- Nunca le pidas a un diseñador que cometa plagios.

El plagio es un delito, y por tanto debes tomar en cuenta que puedes tener consecuencias severas.

Cuando contratas un diseñador, tienes el derecho de recibir material original y así evitas problemas a la larga. Si lo que quieres es un plagio, hazlo tu mismo.

9.- Nunca menosprecies la profesión de diseñador.

Como todas las profesiones y oficios, merece un respeto y un trato digno. Aunque parece un trabajo fácil y sencillo, debes tomar en cuenta que requiere tiempo y habilidad, así que no quieras miles de propuestas en 10 minutos a base de látigo.

10.- Salida la mercancía no se aceptan devoluciones.

El diseño va por etapas consecutivas que no se pueden saltar o alternar; cada una de ellas debe ser validada por el cliente. Nunca quieras reconfigurar algo que ya fue aceptado o validado pues implica trabajo extra y tiempo tirado a la basura por lo cual genera disgustos y costos extras que seguramente no querrás pagar.

Escrito por: Josué Farrera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *