Para qué sirve realmente un brief de diseño

servicios digitales
Google da prioridad a las web con SSL
septiembre 10, 2018
diseño digital
¿Qué necesitas para lograr una Página Web Profesional?
febrero 5, 2019
marketing
marketing

¿Alguna vez se preguntaron por qué para muchos es tan tedioso desarrollar un brief de diseño? ¿Y por qué a veces nos cuesta ponernos de acuerdo con los clientes? Esas dos preguntas, aunque no resulte tan evidente, están muy conectadas. ¿Será que una es consecuencia de la otra?

El brief es un documento que cada agencia, estudio o diseñador desarrolla en base a su propio criterio. Muchas veces el brief ni siquiera llega a existir en el mundo físico. Lo que sucede es que muchos diseñadores lo perciben como una especie de imposición, como si no tuvieran otro remedio que sentarse con el cliente a definir los objetivos del proyecto. Lo cierto es que todo brief es una construcción inevitablemente co-creativa, y ese es un factor fundamental para que el trabajo sea más eficiente, más sencillo, que lleve menos tiempo y que genere una relación de confianza mutua con el cliente.

El brief es y será el instrumento por excelencia más utilizado por publicistas, diseñadores y comunicadores para darle sentido y dirección a las decisiones que se toman durante el desarrollo de un proyecto. Y no hay forma de hacerlo bien sin sumar al cliente como parte activa del equipo. Esto es fundamental para compartir conocimientos y experiencias, y fundamentalmente para evaluar los resultados. Es decir, es una herramienta que afecta todo el proceso de trabajo, desde la detección de las necesidades hasta la implementación del proyecto.

¿Cuantas veces hemos tenido que convencer al cliente de que un proyecto de comunicación gráfica no es un asunto de gustos o de imposición? Optar por un proceso co-creativo de la mano del cliente, permite incorporar los valores corporativos del cliente, su filosofía y elaborar de la forma más auténtica posible una buena gestión del proyecto, acorde a las necesidades reales de la empresa, el posicionamiento deseado y las expectativas de sus potenciales clientes/usuarios. Incorporar métodos colaborativos no sólo disminuyen el tiempo y esfuerzo de nuestro proceso creativo, sino que también consolida y valida nuestras ideas al haber sido acordadas previamente con el cliente. La participación constante del cliente en el desarrollo del proyecto genera en él un estímulo de importancia al considerarse a sí mismo una pieza clave y, sobre todo, por tener voz y voto en la creación de su proyecto.

Muchas veces, el entusiasmo del creativo por comenzar a desarrollar ideas, le hace saltarse un paso fundamental en la comprensión del proyecto, y es, justamente, ponerse de acuerdo con el cliente en qué es lo que desea conseguir, cuál es el propósito del proyecto. En ese sentido, el brief, entendido como una herramienta que involucra al cliente de manera co-participativa en el desarrollo creativo, será la pieza clave que nos permita aterrizar los objetivos claros del proyecto y ver con éxito su evolución. Finalmente habremos comprendido a la perfección la idea del cliente y la esencia del proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *