To Brief or no to Brief: Que hacer ante la ausencia de un brief

studiolibelula
I+D=¡Ay güey!
junio 11, 2014
marketing y publicidad
15 consejos para usar WhatsApp como canal de comunicación y ventas
octubre 19, 2017
branding

zilkericons

Si en algún momento un cliente te entrega un brief, considérate un cliente afortunado, ya que es bastante común no tener uno, lo cual puede ser molesto pero no puedes culpar al cliente, en su mayoría desconocen que es, pues siendo honestos es un término bastante común entre diseñadores y gente del medio, pero no para el cliente promedio.

No todo está perdido, aun puedes armar tu propio brief sobre la marcha en la o las juntas que tendrás con tu cliente, las cuales siempre son importantes.

 

  1. Investiga al cliente

Cuando un cliente te busca para realizar un proyecto, muchas veces desconoceremos si te entregara un brief o no, lo más sensato es investigar sobre él y su proyecto, ¿Quién es? ¿A que se dedican? ¿De qué trata el proyecto en el que vas a trabajar? ¿Qué se ha realizado en ese rubro?, esto también te servirá para que en la junta o reunión te encuentres preparado, con una idea más concreta en lo que vas a trabajar y sea más fácil desarrollar el proyecto, de lo contrario demostraras no tener profesionalismo, nervioso e inseguro.

Algo que tener en mente es que los valores y metas de tu cliente estén completamente alineados con los tuyos, de lo contrario debes preguntarte ¿Realmente quiero trabajar en este proyecto? Pues hay que tener en mente que cuando hay incompatibilidades la relación de trabajo se vuelve tediosa y complicada, lo que dificultara la realización del proyecto, recordemos que no todas las ofertas de trabajo están hechas para nosotros.

 

  1. Haz preguntas

Supondremos que te encuentras en la junta, que hiciste tu tarea, investigaste al cliente, su proyecto y estas totalmente preparado, el siguiente paso es saber en qué te estas metiendo y la única forma de saberlo es haciendo preguntas.

Estas son algunas sugerencias, pero siempre puedes agregar más recuerda, entre más sepas de tu cliente y su proyecto más fácil será realizarlo:

-A quien va dirigido (target) este proyecto en particular.

-Qué clase de personalidad o “voz” desea transmitir.

-Tienen alguna línea ya definida (en base algún documento) que tengas que seguir o apagarte, de ser así necesitaras acceso a todo eso, logo, paletas de color, tipografías y de ser posible algo de tiempo extra para indagar en el documento e historia de la marca. Normalmente esto sucede cuando la marca ya fue creada y en el proyecto en el que trabajas es una ampliación de dicho proyecto.

-Poseen alguna referencia frente a otras marcas

-¿Cuál es la historia detrás de su empresa o proyecto?

-Visión de su empresa a corto y mediano plazo

 

  1. Define las variables y limitantes del proyecto

Es importante siempre dejar las cosas en claro, definir que ofreces y que necesita el cliente, esto depende totalmente del proyecto, a lo mejor es un manejo de redes sociales por un año, o un rediseño de marca, o el diseño de una nueva marca, tal vez ya tengas establecidos paquetes, pero siempre hay que tomar en cuenta que esos paquetes no siempre funcionan para todos los clientes o proyectos por igual.

Esto te ayudara no solo a saber que se necesita hacer sino el margen de tiempo que necesitas tener, además de definir costos para tu cliente y para ti. Además te ayudara a protegerte de que a futuro suelten frases como “Creímos que el diseño del local comercial estaba incluido cuando mencionamos rediseño”, por mencionar un ejemplo, así el cliente sabrá que es lo que ofreces y que obtendrán y que cualquier  diseño adicional tendrá un costo adicional. Parece una tontería o algo demasiado común para pasar desapercibido al hacer un proyecto, pero sucede.

 

  1. Haz más preguntas

Esta parte podría venir implícita pero queremos remarcarlo, pues siempre hay cosas que hacen falta preguntar, como derechos de autor, si habrá algún registro de marca o de proyecto, además de cosas que podrían ayudarte a solidificar el proyecto,  ¿A quién no le ha pasado que mientras realiza el proyecto dudas surgen?, así que NO, no está de más siempre hacer más preguntas.

Cosas como ¿Quién tiene los derechos finales del diseño?, ¿Quien posee los derechos de uso?, ¿Por cuánto tiempo pueden usarlo, ¿Qué y cuándo puedes mostrar el proyecto en redes sociales?

Posiblemente este punto no sea 100% para el brief, pero si te ayudara a tener una idea más clara para quien trabajas y el comportamiento del cliente y el proyecto.

 

  1. Nunca pierdas de vista tus tiempos

Siempre es importante dejarlo claro, ya sea en el brief o en la cotización, el mayor problema en los diseñadores es nunca dejar claro los tiempos de entrega, recuerda que incluso las juntas deben de ser tomadas en cuenta, pues ese tiempo es tiempo del proyecto, siempre se honesto con tus tiempos, no desees dar tiempos muy largos para proyectos que sabes que puedes hacer en menos tiempo ni quieras dar tiempos cortos con la idea de “enamorar al cliente”, pues siempre hay un tiempo para todo. La eficiencia no es sinónimo de velocidad, sino de cumplir adecuadamente una función y tu función es diseñar.

A la larga, el cliente agradecerá que te tomes el tiempo necesario para realizar bien su proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *